Skip to content

Jornadas Neurociencias. Online Gratuitas

Te invito a estas jornadas online de mi parte ¿Quieres saber como puedes proteger tu cerebro del deterioro que puede sufrir por la vida tan acelerada, estresada y exigente que estamos viviendo?

Alexia de la Morena-01-2

Aprenderás sobre Neurociencias y Mente. Del 12 al 16 de marzo 2018. Inscríbete en la sesión, rápido que quedan pocas plazas: https://neurocienciayexito.com

2018-03-03-PHOTO-00000024.jpg

En estas jornadas además tendrás otros ponentes de prestigio como el científico y presentador Pero Estupinyà sobre Neurociencia y Sexualidad o David Gómez psicólogo experto en entrenamiento mental para conseguir resultados, y la ponencia de Alexia de la Morena sobre Neuromotivación. Las claves para enamorar a nuestra mente y motivar equipos.

captura-de-pantalla-2018-03-04-a-las-13-53-20.png

Pd: Recuerda especificar que vienes de mi parte 😉

 

 

Advertisements

¿Te dejas llevar por la Intuición? Neurociencia Aplicada

¿Te has dejado llevar por la intuición? ¿Has tomado decisiones inteligentes cuando te has dejado llevar por esta inteligencia humana? Sabías que la Intuición es una de las inteligencias humanas que nos ayudan en nuestra supervivencia diaria para romper patrones y hábitos de conducta programados y rutinarios inadecuados en muchos momentos de nuestra vida.

Data-intuition-better-decisionsPor ello te invitamos a descubrir más sobre como aplicar la Intuición en el éxito de tu día a día en el Libro ‘Liderazgo Intuitivo’. Como las Neurociencias pueden ayudarte a ser la mejor versión del líder que hay en ti.

Si quieres disfrutar en directo de estas recomendaciones, apúntate estos dos eventos que se celebrarán en Madrid, 1 y 2 de marzo a las 19:00 respectivamente:

Taller de la Intuición. 1 de marzo 19:00 Librería LA LUMBRE C/Granada, 48. Entrada Gratuita hasta completar Aforo. Se ruega confirmación: info@alexiadelamorena.com

invitacion evento madrid lumbre_1

Invitación Presentación Libro Liderazgo Intuitivo + Casos de Éxito Directivos de grandes marcas. 2 de marzo 19:00 FNAC C/Goya, 42. Entrada Gratuita hasta completar Aforo. Se ruega confirmación: info@alexiadelamorena.com

invitacion evento madrid Fnac Goya

En esta ocasión, si no puedes estar con nosotros, puedes también comprarlo a través de Amazon para conocer pautas y recomendaciones para mejorar tu día a día.

 

WORKSHOP EXPERIENCIAL

¿Quieres descubrir el potencial que llevas dentro…? ¿Conocer la magia que llevas dentro? Te espero en nuestro taller de experiencias cuidado con el mayor de los gustos y pasión. Nuestra joya de La Corona. ¿Te apuntas? Día 2 o 14 de marzo. Plazas limitadas.

Workshop Verdeagua Style

¿Sabes qué es el Liderazgo Intuitivo? Descúbrelo desde la neurociencia

¿Sabes qué es el Liderazgo Intuitivo? A qué estás esperando para descubrirlo y utilizarlo. Aquí te enseñamos algunos tips.

https://www.youtube.com/edit?video_id=1C9T1_ZpOtk

 

Si te interesa y quieres asistir, estaremos presentando el libro que recoge todos los descubrimientos de la Neurociencia este miércoles 24 de enero a las 19.30 en FNAC Barcelona.

invitacion evento (002)-2

 

Neurociencia y Cerebro Delincuentes Sexuales

 Artículo escrito por la psicologa Natalie Ramos Clarkson

Imagen relacionada

En este reportaje sobre Neurociencia y el cerebro de los delincuentes sexuales, las mujeres ocupan relativamente un bajo porcentaje (<1%) de arrestos cuando son acusadas por delitos sexuales en comparación con los hombres. Por ello se investigan los efectos en las víctimas por delito sexual femenino para conocer el impacto y poder compararlo con las víctimas de agresiones sexuales masculinas y cuáles son las verdaderas causas de porqué se producen. Como consecuencia del informe por agresiones sexuales femeninas, revisaremos algunos de sus efectos de acuerdo con Matthews et al. (1989) sobre la Tipología de agresiones sexuales femeninas para identificar algunos de los impactos neurológicos en víctimas y tipos de parentesco familiar, amigos, conocidos de la familia…

Resultado de imagen de sexual offenders

El primer tipo es el amante-maestro, que sería cuando el profesor impone un abuso sobre el adolescente, es decir, cuando los agresores malinterpretan que hay una relación romántica entre ellos y la víctima. Este es un caso muy peligroso de agresión, ya que la víctima está siendo sometida inconscientemente a un abuso sexual.

Elliot (2004) afirma que el 86% de las víctimas, que intentaron denunciar este tipo de crimenes, sufrieron de numerosas consecuencias psicológicas debido al rechazo de sus denuncias y a la creencia de que se tratan de falsas acusaciones por parte de los hombres (Bexson, 2011). Esto se debió a que compañeros y agentes del orden público lucharon por aceptar que una mujer mayor se había aprovechado de un chico adolescente. Esto conllevó a que muchos otros se desanimaran a denunciar este tipo de crímenes y pudieran, de esta forma, reducirse las acusaciones por este tipo de agresiones (Elliot, Elridge, Ashfield & Beech, 2010). Sarrel & Masters (1982) aunque existan pruebas que sugieren que hay hombres que han sufrido abusos sexuales por parte de mujeres, éstas probablemente no lleguen a denunciarse debido a las consecuencias reales y percibidas. Se sabe que existen sesgos en el sistema legal cuando se trata de denuncias por abuso sexual cuando se acusa como agresor a una mujer. Es más probable que trabajadores sociales y fuerzas del orden público pasen por alto estos informes y que, de esta forma, coloquen a los niños en peligro de delincuentes sexuales femeninas facilitales el abuso, ya que los reclamos cuando se trata de una mujer agresora no se toman tan en serio.

El agresor intergeneracionalmente predispuesto, es un delincuente que comete ataques contra sus propios hijos, conocidos y colaboradores aprovechando un abuso de poder.

Resultado de imagen de sexual offenders

Fuente: Harvey Weinstein acusado en Hollywood’s por abusos sexuales

Resultado de imagen de sexual offenders

La agresión sexual femenina puede tener resultados de los más adversos y provocar innumerables efectos sobre las víctimas (Saradjian, 2006). Esto muestra lo complicado que es para una víctima distinguir entre cariño y sexo por parte de la figura maternal. A la víctima normalmente se le hace creer que es responsables de los actos cometidos contra él o ella y, por tanto, experimenta sentimientos de vergüenza y culpabilidad. Además, las víctimas tienden a aislarse y a tener un sentimiento de traición (Saradjian, 2006). El abuso infligido por este tipo de agresores lleva a la víctima a perder su identidad y a sufrir un considerable deterioro cognitivo y de aprendizaje (Saradjian, 2006). Las víctimas a menudo se mostrarán represivas y se negarán a sí mismas la agresión que han sufrido, luego presentarán un trauma emocional generalizado. Asimismo, es muy probable que este tipo de víctimas desarrolle tendencias narcisistas que les puede llevar a una ira profunda y a una desconfianza hacia las mujeres, lo que les convertirá en la próxima generación de violadores y asesinos de mujeres y niños (Saradijan, 2008).

La ofensa coercitiva masculina es la colaboración entre un hombre y una mujer para llevar a cabo una actividad sexual abusiva liderada predominantemente por el hombre, en la que el hombre y la mujer implicados son generalmente socios íntimos.

Denov (2003) afirma que la mayoría de las victimas involucradas en el abuso forzado de hombres y mujeres informaron que el abuso por parte de mujeres fue mucho más dañino que el del hombre. El supuesto cariño por parte de la mujer llevó a las víctimas a experimentar sentimientos de traición más fuertes hacia la mujer. Denov (2016) también averiguó que las víctimas tenían más probabilidades de confiar más en los hombres que en las mujeres, aunque el abuso hubiera ocurrido por ambas partes.

Los efectos de este tipo de delitos sexuales están estrechamente relacionados con los de agresión sexual predispuesta, y las víctimas afirman que desarrollaron la necesidad de ganar poder y control sobre una mujer. Muchos confesaron desarrollar fantasías sexuales violentas hacia las mujeres relacionadas con venganza contra la parte femenina (Gannon, Rose y Ward, 2002). Las mujeres víctimas de abuso afirmaron tener miedo de convertirse en mujeres, lo que las llevó a luchar contra su propia identidad. Los hombres víctimas de abuso afirmaron experimentar una pérdida de masculinidad (Bexson, 2011). Este sería un ejemplo de aquellos que sufren abusos por parte de agresores intergeneracionalmente predispuestos en los que se desarrolla un patrón de violencia contra las mujeres (Denov, 2016)

Existen diferentes tendencias con respecto a las víctimas que han sufrido las tres tipologías. Las pruebas sugieren que la agresión sexual por parte de una mujer puede crear un trauma para la víctima más dañino que si fuera provocado por un agresor masculino (Saradjian, 2006). Encontramos que muchas de las víctimas de abuso sexual femenino dicen que el agresor es un hombre en vez de una mujer porque les resulta menos humillante (Saradjian, 2006). A las víctimas les lleva más tiempo asimilar la agresión ya que permanecen en un estado de negación (Gannon, Rose y Ward, 2002). Es más probable que las víctimas repriman el recuerdo de la agresión y, como consecuencia, sean más susceptibles al desarrollo de psicosis y a trastornos de identidad provocando que se disminuya la posibilidad de recuperarse (Wakefield & Unferwager, 1991). Las víctimas de agresiones sexuales son más propensas a convertirse en delincuentes sexuales. Terapeutas, trabajadores sociales y policías luchan contra la idea de que las mujeres sean agresoras sexuales y, por tanto, deben comprender que esto sucede y ocurre con normalidad. El impacto de las agresiones sexuales por parte de la mujer es significativamente más destructivo y, hay estadísticas que muestran que más de la mitad de las víctimas masculinas y las tres cuartas partes de las víctimas femeninas consideran que el impacto ha sido tan duro que no creen que puedan llegar a recuperarse (Bexson, 2011).

 

 

Neuroscience and Brain Stimulation: Female Sex Offenders.

Article written by Psychologist Natalie Ramos Clarkson

Imagen relacionada

Female Sex Offenders

Sex offending can be defined as an illegal sexual act which may include sex, rape, molestation, sexual harassment and the production or distribution of pornography (Farlex, 2014). Recent research suggests that there is a higher prevalence of female sex offenders on adult and child victims than is reported (Condy, Templer Brown & Veaco, 1987). Hetherton & Beardsall (1989) state that gender biases are found in the child protective system, with claims against female sex offenders not being taken as seriously by law enforcement officers and social workers than claims against male offenders. Since the development of services such as Childline (UK) recent statistics indicate that female sex offending is more frequent than official statistics represent, with five percent of females and fourty-four percent of males reporting females as perpetrators of sex crimes. Thus, less than one percent of arrests are made for women accused of sexual offences in England and Wales. Similarly, less than three percent of reported sexual incidents against females perpetrators result in prosecution across Europe (Ministry of Justice, 2014). Is the idea of females as sex offenders being overlooked by the notion that women are born to be nurturers?

Matthews et al. (1989) report that there are three typologies of female sex offenders that can be identified.  These were categorized as the ‘teacher-lover’ type, which usually refers to the assault inflicted upon an adolescent in which the perpetrator is misled to believe they have formed a romantic relationship with the victim (Wijkman, Bijleveld, & Hendriks, 2010). The ‘intergenerationally predisposed’ type, where the perpetrator has themselves suffered from a past of physical and sexual abuse, mainly inflicting the assault upon their own off-spring or child acquaintances (Wijkman, Bijleveld, & Hendriks, 2010). Ultimately, the ‘male-coerced’ type of sexual assault, in which females engage in sexually abusive activity predominantly led by their intimate male partner (Wijkman, Bijleveld, & Hendriks, 2010). These typologies will enable us to obtain an understanding of the profile and neuroscience of women who sexually offend.

Brain Characteristics of Sex Offenders

Resultado de imagen de Sex Offenders brain

Source: Alice Algeria

The Teacher-Lover Sex Offender

The teacher-lover offender can be typically seen in a woman who associates with adolescents and is under the impression that they are relatable as peers (Wakefield & Underwager, 1991). Rudin et al. (1995) claim that teachers, babysitters and nursery assistants consist of twenty-five percent of the female sex offending population (Bexson, 2011). A study conducted by Faller (1995) concludes that 7.5% of these females were themselves young adults who displayed signs of failed peer relationships and were not provided with any sexual alternatives. The study into the neuroscience of these women shows that they were found to suffer from childhood attachment issues and a lack of emotional bonds with others (Wakefield & Underwager, 1991). Elliot (2004) found that the teacher-lover offender has come from a dysfunctional family in which she has suffered from extensive physical, sexual or emotional abuse, most likely from a paternal figure or within family sexual abuse as an adolescent (Wijkman, Bijleveld, & Hendriks, 2010). This type of offender tends to show struggle in pursuing adult romantic relationships and a history of having been sexually abusive (Menstuff,1996). It is more than likely that this type of perpetrator shows a history of recurrent substance addiction.

Resultado de imagen de Sex Offenders brain

The Predisposed Female Sex Offender 

Faller (1995) found that fifteen percent of females who abused their own children, were single parents and were not involved in any significant relationships with males (Bexson, 2011). Thus, these women engaged in sexual activity more often with the older sibling as a substitute of a partner (Wakefield & Underwager, 1991). Women that fell into this typology were described as suffering from attachment issues, failure to create emotional bonds and substance abuse (Wakefield & Underwager, 1991). Elliot (2004) found early physical, sexual and emotional abuse was more prevalent among this type of offender (Wakefield & Underwager, 1991). Females in this category showed low levels of empathy for victims and portrayed a need for power or control over the victim as the main motive for their offending behaviour (Elliott, Eldridge, Ashfield, & Beech, 2010).

Coerced Female Sex Offenders

“National Incidence Study figures suggest that almost half of the sexual experiences of children included a female perpetrator” (Wakefield & Underwager, 1991). According to Faller (1995), 72.5% of females involved in sexual offending, fell into the male-coerced category. He claimed sexual acts were usually enforced by the male perpetrator and females acted in a secondary position. McCarthy’s study (1986) provides evidence that women involved in male-coerced offending showed a generally lower IQ than average and a high dependency on their intimate partner (Wakefield & Underwager, 1991). Females in this category showed an inability to empathize with their victims (Elliott, Eldridge, Ashfield, & Beech, 2010). Studies found that most women who participated in male-coerced sexual offending suffered from extensive dependency issues and complied due to fear that they would be punished by their partners (Bexson, 2011). This type of abuse usually remains intra-familial (Wakefield & Underwager, 1991).

What are some of the neurological characteristics that are found to be common amongst these women? Numerous studies into the neuroscience of female sex offending concluded that parental rejection, neglect and poor attachments were highly associated with women categorizing into all three of these typologies. Only five percent of women across these typologies were found to have been previously reported for sexual offences. This is cause for concern as this is a very low sample of women to be on police radar and even so, were still able to have access to children (Elliott, Eldridge, Ashfield, & Beech, 2010). Ramsay-Klawsnik (1990) found that one out of eighty-three cases of female sex offending, was criminally prosecuted (Denov, 2003). This is highly concerning as we see how female sex offenders are more difficult to detect. Fifty percent of women across these typologies displayed an inability to process negative emotions and henceforth struggled with the notion of parenting and their behaviour towards children (Elliott, Eldridge, Ashfield, & Beech, 2010). Statistics show that fifteen to fifty percent of female perpetrators reoffend or have more than one victim (Wakefield & Underwager, 1991). The incidence and nature of structural brain dysfunction was investigated in a pilot study using a sample of individuals currently assigned the Nebraska Penal Code’s designation of mentally disordered sex offenders. It was hypothesized that the sex offenders would show a significantly higher incidence of dysfunction than a normal psychosocial group as evidenced by computed tomography scan measures, regional cerebral blood flow, and neuropsychological instruments. Preliminary analyses indicate that fifty percent of the sex offenders tested showed brain dysfunction as demonstrated by decreased density measures, decreased blood flow, and performance deficits on the Luria Battery. The implications of these findings, if confirmed, are substantial on issues of criminal responsibility, sentencing, treatment, and rehabilitation of the sex offender (Graber BHartmann KCoffman JAHuey CJGolden CJ, 1982).

What are some of the main problems within this area? Professionals such as therapists, social workers and police officers struggle with the notion of female as sex offenders and therefore need to be trained to understand that this does and can happen regularly. The impact of female sex offences are proving to be significantly more destructive with statistics showing that over half of male victims and three quarters of female victims identifying the impact to be so severe that they remain doubtful about any chance of recovery (Bexson, 2011). Female sex offending has been overlooked and there are many biases in the legal system and social services that need to be addressed.

Resultado de imagen de Sex Offenders.

How can these be solved? It is necessary that professionals be trained to deal with victims of female sex offending, in order to ensure that victims feel at ease when reporting the crime. It becomes increasingly obvious that the population of female sex offenders are largely neglected and therefore research should be directed towards determining adequate methods of intervention before and after incarceration (Menstuff,1996). According to Harris (2010), as attention from the Criminal Justice System increases on behalf of women as sexual perpetrators, female sexual offender typologies should continue to be developed through rigorous methodology and data collection (Blasko, 2016). This could ultimately ensure we develop accurate profiles of female sex offenders that will facilitate the detection of them by the public and subsequently lead to its prevention.

 

Evolución del Marketing y Neuromarketing en los videojuegos

El Neuromarketing funciona especialmente bien en la industria del Gaming gracias a la eficacia de las técnicas neurocientíficas en contenidos audiovisuales.

Escrito por el experto en Neuromarketing Daniel Rubio Castellanos
LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/daniel-rubio-castellanos-6146b2140/

 

Es inevitable notar el cambio de los videojuegos con el paso de los años, y de la misma manera ocurre en la manera de publicitarlos. Antes existía un mutuo acuerdo en el que juego pagaba fianzas a cierta marca para que esta apareciese en el escenario. Desde hace aproximadamente una década existen marcas que pagan a los publicadores de videojuegos para que su marca aparezca o se relacione con dicho juego (Yi, 2005). De esta manera, los ingresos de la compañía no tienen por qué basarse únicamente en la recaudación de los juegos vendidos, los gastos de desarrollo del producto también se pueden contrarrestar con los beneficios de la publicidad. Incluso existen compañías que lanzan al mercado su propio videojuego a modo de promoción para alcanzar un mercado tan difícil de llamar hoy día por televisión, aprovechando el enorme impacto que generan en la actualidad, especialmente en la gente joven. Por lo general, se diferencian hasta 2 tipos de publicidad en los juegos para promocionar una marca:

 ♦ In-Game Advertising (IGA): La publicidad viene integrada en el propio juego. El IGA puede ser estático, en donde la publicidad está programada desde el principio y no se puede cambiar, o dinámico, en el que los anunciantes pueden cambiar de forma remota y directa. Esta publicidad puede ser de la propia franquicia del juego o de otra empresa (Romano, 2016).

Un ejemplo es la saga FIFA, en el que incorporan el IGA ergonómicamente en las vallas publicitarias del campo de futbol, al igual que ocurre en la realidad. La eficacia de los IGA ha sido estudiada por medio de medidas neurocientíficas, encontrando correlaciones positivas entre el engagement con el reconocimiento y la correcta localización de la marca (Crespo y Legerén, 2015).

 ♦ Advergaming: Son juegos creados con el propósito de publicitar una marca. El videojuego se convierte así en un medio multimedia que una compañía o empresa usa para crear publicidad. De esta manera, la marca puede reposicionarse en un nuevo sector audiovisual para alcanzar a los gamers (Yi, 2005). También se puede dar el caso de que la empresa externa use algún videojuego ya conocido, tener un acuerdo con la compañía a la que pertenezca dicho juego y lograr una colaboración recíproca.

Por poner un ejemplo de marca reconocida a nivel mundial y resaltar desde cuándo se lleva practicando el advergaming, Kindle Imagine Develop creó un videojuego en 1999 usando en, por aquel entonces, la mascota oficial de PepsiCo en Japón, resultando en Pepsi Man el Videojuego. El segundo caso, de colaboración recíproca, se suele dar en forma de regalos para atraer clientela del sector de videojuegos, como en los casos de Kinder Sorpresa o el menú infantil de Burger King.

Hoy día, la competencia es feroz en el mercado. Es por esta razón que cada detalle, cada diferenciación con el resto de competidores, por ínfima que pueda parecer, marca una clara predilección en los compradores. Con la Neurociencia se puede identificar los patrones de pensamiento y conducta de los gamers, y a raíz de esto actuar en consecuencia para proporcionarles la experiencia videojugabilística que busca el desarrollador. Que el diseñador conozca de antemano cómo funciona la mente del consumidor (los jugadores) puede ser hasta beneficioso de cara al desarrollo del videojuego, ya que sabría con confianza lo que los jugadores podrían pensar de cada apartado del producto. De esta manera, empresa y equipo piensa en un videojuego que pueda agradar a los gamers, y gracias a los resultados de las herramientas neurocientíficas podrán conocer qué piensan antes de la compra, cuando están indecisos en la adquisición, mientras juegan y en la post-compra (gustos, inmersión, opiniones, etc.). Con esta información, las empresas contarán con una gran ventaja de cara a la visibilidad y las ventas de sus videojuegos.

La Neurociencia, una vez instaurada con metodología propia, ha sido adoptada por varias disciplinas (economía, lingüística, psicología, farmacología, biología…). Entre ellas se encuentran las ciencias sociales, arrojando una nueva metodología a las medidas cuantitativas y cualitativas para comprender la conducta del individuo (Javor, Koller, Lee, Chamberlain y Ransmayr, 2013). La Neurociencia se compenetra perfectamente con las técnicas cualitativas y cuantitativas, las cuales resultaron ser las primeras raíces del Neuromarketing, una vez se comprobó que el comportamiento de los consumidores tenía influencia fisiológica además de psicológica (Gang, Lin, Qi y Yan, 2012). Según Crespo y Legerén (2015), el conocimiento de ambos procesos (fisiológico y psicológico), que influyen en la conducta inconsciente del usuario durante el juego, supondría una mejora competitiva significativa en el proceso creativo, tanto en el desarrollo como en la publicidad del videojuego.

Los mismos dos autores encuadran 3 constructos cognitivos medibles con técnicas de Neuromarketing con otros 3 elementos relacionados con cada uno de ellos y que influyen en el Gaming:

bea5ea36edc03f6501b09c2d5af1b7b2

Fuente: Esquema basado en Crespo y Legerén (2015).

La atención es el sustrato básico de muchos otros procesos cognitivos y constituye uno de los factores críticos en el proceso de aprendizaje. Resulta un mecanismo imprescindible debido a que nuestro cerebro se ve limitado a la hora de procesar la información sensorial entrante (inputs). La atención sobre lo que se debe aprender requiere esfuerzo continuo, motivación para ser receptivo y contar con las emociones adecuadas (Guillén, 2012). Cuando este esfuerzo continuo de vigilia resulta intrínsecamente gratificante se produce la experiencia autolética (flow experience), durante la cual se puede observar con herramientas de Neurociencia cambios psicofisiológicos, tanto incremento en valencia emocional positiva como reducción de los niveles de arousal.

La emoción es una respuesta casi refleja cuyo proceso se localiza principalmente en el sistema límbico y presenta conexiones muy estrechas con la cognición individual y social. Trata de regular la interacción con el medio, produciendo tendencias conductuales de aproximación o evitación. También presenta respuestas fisiológicas y corporales con un fin adaptativo (Enríquez, 2014) y siempre precede al sentimiento. A este nivel influye el engagement, en el momento que un producto o servicio produce Pain y el consumidor sienta la necesidad de comprarlo. Se podría decir que una necesidad es la expresión de un desequilibrio fisiológico en el organismo, una alteración de la homeostasis corporal (Barbeito, 2017), que se puede equilibrar satisfaciendo dicha necesidad. De esta manera surge la motivación por la compra y la relación, en este caso, de jugador y compañía de videojuegos, a través de la cual se puede conocer sus preferencias, es decir, la actitud hacia cada servicio, producto o compañía en términos de bueno-malo.

La estimulación se debe a los cambios del SN Autónomo, encargado de controlar las funciones involuntarias, creando una homeostasis entre el organismo y su medio externo. Se divide en SN Simpático y SN Parasimpático, y siempre está en alerta y responde con rapidez e intensidad. La ejecución del SNA se denomina activación inespecífica o arousal, que es alta cuando el cuerpo está preparado para responder ante las demandas del medio, y es baja en los momentos de relajación o placer. A través de los modelos de estimulación-emoción se puede deducir el enganche, o engagement, de una actividad (Flow experience).

Por último, todos los conceptos mencionados crean una experiencia definida en el jugador, a través de la cual se forma una huella de memoria que servirá de punto base a la hora de tomar decisiones futuras respecto al consumo, confianza, actitud y respeto relacionado con el mundo del videojuego. Dicho de otra manera, la experiencia del consumidor resulta en un aprendizaje emocional y cognitivo de cada interacción que establece con los productos o servicios de una empresa.

  • Este artículo se utilizará como texto introductorio de Trabajo de Fin de Máster, en el cual se abordará con mayor profundidad los entresijos del Neuromarketing y la industria del videojuego.

 

Bibliografía:

Barbeito, S. (2016). Bases científicas del Neuromarketing. Tema 10: Emociones y conducta motivada. UNIR.

Chong, M.C. (2014). Aspectos neuropsicológicos del aprendizaje. Revista de Educación, Cooperación y Bienestar Social-IEPC. República Dominicana, 4, 7-10.

Crespo, V. y Legerén, B. (2015). Neurogaming: El papel de la neurociencia en la industria del videojuego. Avanca Cinema, 4, 28-33.

Csíkszentmihályi, M. (1990). Flow: The Psychology of Optimal Experience. New York: Harper & Row.

Du-Jian Gang, Wang Lin, Zheng Qi y Liu-Li Yan (2012). Neuromarketing: Marketing through Sciencie. IEEE Xplore: 2012 International Joint Conference on Service Sciences (IJCSS). Recuperado de http://ieeexplore.ieee.org/document/6227840/

Ekman, P., Friesen, W.V. y Ellsworth, P. (1972). Emotion in the human face: Guidelines for research and an integration of findings. Nueva York: Pergamon Press.

Enríquez, P. (2014). Neurociencia cognitiva. Madrid: Sanz y Torres.

Instituo Internacional Español de Marketing Digital (2005). Que es engagement. Recuperado de https://iiemd.com/engagement/que-es-engagement-espanol

Javor, A., Koller, M., Lee, N., Chamberlain, L. y Ransmayr, G. (2013). Neuromarketing and consumer neuroscience: contributions to neurology. BMC Neurology. Recuperado de https://doi.org/10.1186/1471-2377-13-13

Romano, J. (2016). El marketing en los videojuegos. Neuro marketing. Recuperado de https://neuromarketing.org.mx/2016/01/english-el-marketing-en-los-videojuegos/

Yi, M. (2005). Advertisers pay for video games – Product placement tradition no longer free ride for business. SF Gate. Recuperado de http://www.sfgate.com/business/article/Advertisers-pay-for-video-games-Product-2620674.php